Skip to content →

Desfile del 20 de noviembre, conmemorando la Revolución Mexicana

Emiliano combatió a Porfirio Díaz, Francisco I. Madero, Huerta y Venustiano Carranza, antes de caer víctima de la traición.
Emiliano combatió a Porfirio Díaz, Francisco I. Madero, Huerta y Venustiano Carranza, antes de caer víctima de la traición.

En casi todo el territorio de la República Mexicana se celebra el inicio de la Revolución Mexicana, con un desfile en las principales calles de pueblos y ciudades, donde participan autoridades municipales, escuelas e incluso algunas empresas.

La Revolución Mexicana inició por los conflictos sociales asociados a las condiciones de pobreza y marginación de un gran sector de la población. Y paradójicamente, fue gracias a que Porfirio Díaz y sus 34 años de prolongada estadía en el puesto de Presidente, mantuvo un equilibrio político que permitió a gran número de inversionistas extranjeros producir riqueza (mal distribuida), a través de los recursos naturales del país.

Los habitantes del México actual lo celebran, aunque para la gran mayoría la Revolución es un concepto ajeno, una tarea escolar donde la Revolución es de color sepia con personajes “bigotones”, trenes, polvaderas, caballos y “Pancho Villa con sus dos viejas a la orilla”.

Francisco Villa no le gustaba el alcohol pero sí las malteadas de fresa. Mandaba a fusilar a sus enemigos y le gustaban las máquinas de costurar, las motocicletas. Aprendió a leer y siempre leía el periódico y libros de historia. Foto: Francisco Villa en el funeral de Pascual Orozco.
Francisco Villa no le gustaba el alcohol pero sí las malteadas de fresa. Mandaba a fusilar a sus enemigos y le gustaban las máquinas de costurar, las motocicletas. Aprendió a leer y siempre leía el periódico y libros de historia.
Foto: Francisco Villa en el funeral de Francisco I. Madero.

Contar la historia sin conocerla hace que poco a poco, en la rutina y burocracia educativa, las mujeres y hombres que vivieron y sufrieron los días de la Revolución terminaran convirtiéndose en “estampas nacionales” carentes de pasión y errores; se convirtieron en monumentos y eventos cívicos escolares.

Escuchar la voz de Porfirio Diaz o ver esas otras fotos y observar sus ojos o leer sus posturas no contadas por la historia oficial, es quizá uno de los mejores homenajes que podemos tener y brindar a estas vidas, además nos hacen recordar que nuestra historia continúa y nos encuentra de golpe cara a cara en los tiempos actuales.

Francisco Ignacio Madero era vegetariano y espiritista, tenía peones en su hacienda a los cuáles les recomendaba chochos homeopáticos. Impulsor de la Revolución Mexicana logró que en el país no existieran las reelecciones y que el sufragio fuera efectivo para cada habitante de la nación. Foto: Francisco Ignacio Madero con su esposa Sara Pérez Romero.
Francisco Ignacio Madero era vegetariano y espiritista, tenía peones en su hacienda a los cuáles les recomendaba chochos homeopáticos. Impulsor de la Revolución Mexicana logró que en el país no existieran las reelecciones y que el sufragio fuera efectivo para cada habitante de la nación.
Foto: Francisco Ignacio Madero con su esposa Sara Pérez Romero.

 

Ficha técnica del registro

  • Grabado por: Emilio Ruiz
  • Fecha del registro: 20/11/2006 a las 8:00 a.m.
  • Lugar: Suchiapa, Chiapas. México.
  • Equipo utilizado: N/C

Secciones: archivos Paisaje Sonoro

Comments

Tus comentarios son importantes, comparte el tuyo: