Skip to content →

Lo cotidiano

La vida cotidiana es un instante
De otro instante que es la vida total del hombre…
Mario Benedetti

Lo cotidiano es sinónimo de diario, común, frecuente o habitual. Viene del quotidiānus, de quotidie ‘diariamente’ y significa diario. Al decir la palabra cotidiano nos remitimos inmediatamente a lo que hacemos en repetidas ocasiones muchos días de nuestra existencia, con una que otra variante.

Los sonidos también se van convirtiendo en cotidianos, cuando nos acompañan en nuestras rutinarias actividades, incluso llegan a pasar desapercibidos y sólo recordamos su presencia cuando ya no están ahí acompañándonos, por ejemplo, si se descompone el aire acondicionado de la oficina, se percibe un silencio y lo escuchamos.

Luego vienen sonidos nuevos que llaman nuestra atención porque precisamente no son parte de la rutina. Como un sonido que encontré en la noche cuando regresé a casa a la hora habitual después de concluir las cotidianas actividades de mi empleo.

Les cuento, los sonidos que escucho frecuentemente, al apagar el motor de mi vocho, son: a lo lejos, el silbato del vigilante de la cuadra, el ir y venir de la avenida y los maullidos de mi gata, en el interior de la casa. Al abrir la puerta de madera, los maullidos de la gata se hacen más intensos, como reclamos por mi tardanza. Esa noche, al cerrar la puerta de madera, me recibe un sonido fuerte que invade toda la casa. Enciendo las luces y camino hacia un pequeño espacio que tengo con macetas, y se hace más intenso el sonido, al acercarme más a una de las macetas el sonido se termina de tajo.

Me alejo para alimentar a mi gata y mis peces. Al tomar cierta distancia del lugar donde surgía el sonido volvió a producirse con la misma intensidad. Ese sonido rompió la cotidianidad de mi casa por unos días, cosa que me fascinó porque me remontó a otro espacio y tiempo.

Sería genial llevar un registro de los sonidos que encontramos en una determinada hora en los lugares que habitamos a diario y estar atentos a los sonidos que nos sorprenden por ser infrecuentes en nuestra cotidianidad, los cuales hacen que al menos por un instante nuestra atención y nuestros pensamientos viajen y construyan o reconstruyan otros escenarios.

Secciones: Blog

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *