Hay cosas tan ensordecedoras como el silencio
- Mario Benedetti