La primera relación que los seres humanos tenemos con el mundo es a través de nuestro oído: los primeros estímulos llegan de la voz de nuestra madre, su líquido amniótico amplifica los sonidos del exterior y de este proceso surgen los primeros vínculos afectivos.
- Chiu Longhina