Nuestras vidas son como una sinfonía, con modulaciones ascendentes y descendentes, notas muy altas y tonos bajos y lastimeros, pero la música sigue.
- Mary Rockwood Powers