Tus palabras se conservarán en el papel estaño y volverán a la aplicación del instrumento años después de que tú hayas muerto en exactamente el mismo tono de voz en que las pronunciaste entonces…

Thomas Edison, en una presentación sobre el fonógrafo.