Saltar al contenido →

Jorge Luis Borges, siete noches.

Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua.

Jorge Luis Borges nació en Buenos Aires, Argentina el 24 de agosto de 1899 y murió en Ginebra, Suiza el 14 de junio de 1986.

Hijo de un abogado argentino, cuyos orígenes eran españoles, portugueses e ingleses, fue un ávido lector con aspiraciones literarias. Su madre, porteña de origen español, aprendió inglés con su marido y tradujo varias obras al español.

Él junto con su hermana menor, Norah, crecieron en una casa donde se hablaba en castellano e inglés y rodeados de una gran biblioteca, importante en la vida de Borges, como él lo señaló “Si tuviera que señalar el hecho capital de mi vida, diría la biblioteca de mi padre. En realidad, creo no haber salido nunca de esa biblioteca. Es como si todavía la estuviera viendo… recuerdo con nitidez los grabados en acero de la Chambers’s Encyclopaedia y de la Británica”.

A los cuatro años ya sabía leer y escribir; a los siete años escribió su primer relato y esbozó en inglés un breve ensayo sobre mitología griega; a los once años tradujo del inglés “El príncipe feliz” de Óscar Wilde. A los 15 años de edad, por la enfermedad de su padre, él y su familia se van a Ginebra, Suiza, donde continúa sus estudios.

Tenía 20 años cuando terminó la Segunda Guerra Mundial y se fue a vivir a España, donde escribió dos libros, uno de poemas y otro de cuentos, que no publicó; participó en el movimiento literario ultraísta que influiría poderosamente en su primera obra lírica. Colaboró con poemas y crítica literaria en diversas revistas. A los 22 años regresa a Buenos Aires, continúa con su producción literaria y fundó varias revistas;  a los 24 años, en víspera de un segundo viaje a Europa, publicó su primer libro de poesía “Fervor de Buenos Aires”, en el que se prefigura, según palabras del propio Borges, toda su obra posterior.

Después de un año en España, a los 25 años de edad regresa a Buenos Aires, donde se instala definitivamente, allí publicó poemas y ensayos en revistas literarias surrealistas y escribió dos libros; además de trabajar como bibliotecario, profesor y conferencista. A los 55 años de edad quedó completamente ciego, enfermedad heredada por su padre y a sus 56 años fue nombrado director de la Biblioteca Nacional de la República Argentina y profesor de literatura inglesa en la Universidad de Buenos Aires.

Jorge Luis Borges es considerado uno de los más brillantes y más polémicos escritores de América y figura importante en la literatura universal del siglo XX. Su trabajo ha sido traducido a varios idiomas.Recibió importantes premios y distinciones de diversas universidades y gobiernos de diversos países.  Fue candidato al Premio Nobel de Literatura por casi treinta años.

Entre junio y agosto de 1977, Jorge Luis Borges pronunció siete conferencias en el Teatro Coliseo de Buenos Aires:

  1. La Divina Comedia
  2. La pesadilla
  3. El libro de las mil y una noches
  4. El budismo
  5. ¿Qué es la poesía?
  6. La cábala
  7. La ceguera

En 1980 se editó un libro con las conferencias, donde cada tema constituye un capítulo.

Hacemos la recopilación del audio de esas conferencias y las compartimos a continuación:

La Divina Comedia, primera noche.

Archivo de audio

La idea de un texto capaz de múltiples lecturas es característica de la Edad Media, esa Edad Media tan calumniada y compleja que nos ha dado la arquitectura gótica, las sagas de Islandia y la filosofía escolástica en la que todo está discutido. Que nos dio, sobre todo, la Comedia, que seguimos leyendo y que nos sigue asombrando, que durará más allá de nuestra vida, mucho más allá de nuestras vigilias y que será enriquecida por cada generación de lectores.

La pesadilla, segunda noche

Archivo de audio

Estuve releyendo estos días libros de psicología. Me sentí singularmente defraudado. En todos ellos se hablaba de los instrumentos o de los temas de los sueños (voy a poder justificar esta palabra más adelante) y no se hablaba, lo que yo hubiera deseado, sobre lo asombroso, lo extraño del hecho de soñar.

El libro de Las mil y una noches, tercera noche.

Archivo de audio

Un acontecimiento capital de la historia de las naciones occidentales es el descubrimiento del Oriente. Sería más exacto hablar de una conciencia del Oriente, continua, comparable a la presencia de Persia en la historia griega. Además de esa conciencia del Oriente —algo vasto, inmóvil, magnifico, incomprensible— hay altos momentos y voy a enumerar algunos. Lo que me parece conveniente, si queremos entrar en este tema que yo quiero tanto, que he querido desde la infancia, el tema del Libro de Las mil y una noches, o, como se llamó en la versión inglesa —la primera que leí— The Arabian Nights: Noches árabes. No sin misterio también, aunque el título es menos bello que el de Libro de Las mil y una noches.

El Budismo, cuarta noche.

Archivo de audio

Cuando Asoka, emperador de la India, se hizo budista, no trató de imponer a nadie su nueva religión. Un buen budista puede ser luterano, o metodista, o presbiteriano, o calvinista, o sintoísta, o taoísta, o católico, puede ser prosélito del Islam o de la religión judía, con toda libertad. En cambio, no le está permitido a un cristiano, a un judío, a un musulmán, ser budista.

¿Qué es la poesía?, quinta noche.

Archivo de audio

He sido profesor de literatura inglesa en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires y he tratado de prescindir en lo posible de la historia de la literatura. Cuando mis estudiantes me pedían bibliografía yo les decía: “no importa la bibliografía; al fin de todo, Shakespeare no supo nada de bibliografía shakespiriana”. Johnson no pudo prever los libros que se escribirían sobre él. “¿Por qué no estudian directamente los textos? Si estos textos les agradan, bien; y si no les agradan, déjenlos, ya que la idea de la lectura obligatoria es una idea absurda: tanto valdría hablar de felicidad obligatoria.

La Cábala, sexta noche.

Archivo de audio

Ahora pensamos que un libro es un instrumento para justificar, defender, combatir, exponer o historiar una doctrina. En la Antigüedad se pensaba que un libro es un sucedáneo de la palabra oral: sólo se lo veía así. Recordemos el pasaje de Platón donde dice que los libros son como las estatuas; parecen seres vivos pero cuando se les pregunta algo, no saben contestar. Para obviar esa dificultad inventó el diálogo platónico, que explora todas las posibilidades de un tema.

La Ceguera, séptima noche.

Archivo de audio

Yo era profesor de literatura inglesa en nuestra Universidad. ¿Qué podía hacer para enseñar esa casi infinita literatura, esa literatura que sin duda excede el término de la vida de un hombre o de las generaciones? ¿Qué podía hacer en cuatro meses argentinos de fechas patrias y de huelgas?

Ficha técnica del registro

  • Grabado por: Archivosonoro
  • Fecha del registro: 24/8/2020 a las 10:00 am
  • Lugar: Teatro Coliseo de Buenos Aires
  • Equipo utilizado:
    Compilación de distintas fuentes.

Secciones: archivos Personajes

Para nosotros es importante tu opinión, comparte tu comentario:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.